Páginas vistas en total


I made this widget at MyFlashFetish.com.

martes, 28 de junio de 2016

Capitulo 13 Parte 2

Este es un fanfiction de Los Piratas del Caribe.

Parte anterior Aquí

Disfrútalo con una buena sabana.

---------------------------------------------------------------------

John B. Read.
Contando a Zazil Ha una parte de su infancia. 
Hace mucho tiempo...

La luz de la luna me despierta por su gran resplandor ese día, dejándome sin dormir. Escuchado el dulce cantar de los búhos alrededor de nuestro hogar. No puedo evitar pensar que todo esto sea mi vida, no me quejo pero, quisiera a veces irme de este lugar. La rutina me esta matando, los golpes de mi padre, me asfixian.

A veces pienso que este lugar no es mi hogar, no me siento atraído hacia aquí, la tierra es cómoda y relajante pero el llamado del mar es fuerte.

No de una manera que pueda oírla literalmente, solo que me relaja cada vez que voy al mar, cada vez que respiro cerca de ella, me entra una tranquilidad increíble, no la reconozco, es como si el mar fuera solo mi hogar, el único que tendré. Pero mi madre siempre me dijo que era peligroso para mi, nunca me explico porque, nunca me dijo la causa del por qué me alejará hasta que un día...

- Sabes que debe conocer la verdad Syrenia, tu mejor que nadie se lo debes decir. 

- Es demasiado joven para que entienda lo que sucedió hace años, no tengo que atormentarlo con tal cosa, la vida es buena así, él debe vivir aquí, es su verdadero hogar...

- ¡NO ES CIERTO SYRENIA! ¡NUNCA SERÁ ASÍ Y LO SABES!

- Nunca será feliz Marcus, jamás en la vida lo será, de que serviría que supiera que yo soy una sirena  que me enamore de un...

En eso mi madre se fijo que estaba escuchándolos detrás de la puerta, y mi madre, con las lágrimas en su rostro me contó lo que ella más temía en el mundo. Me contó como fue su vida en el mar, adentro, como podía ver peces que ningún hombre ha visto, plantas, pequeños animales y un reino que se contaba solo en leyendas. 

- Entonces ¿por qué no vivimos bajo del mar mamá?

- No es algo que sepas hoy mi niño, pero te prometo que te lo diré. 

Hasta la fecha no me ha dicho el motivo, pero me puedo imaginar que yo soy la razón, pues al parecer mi padre es descendiente de Nicolás Flamel ...

---------------------------------------------------------------------------

Zazil Ha 

- ¿Nicolás Flamel? ¿Quién es ese? - interrumpí a John en su relato de la infancia, no quería ser grosera o no me haya llamado tanto la atención su relato pero no puedo soportar la curiosidad...

- Creo que hable de más...

- No me puedes dejar así, necesito saber lo que sucede aquí - dije molesta, mientras el agachaba la cabeza, para voltear a otro lado -. Odio que hagan eso, que me oculten cosas como si fuera una pequeña niña indefensa que no es capaz de decidir por mi. Pero como no respondiste tengo que asumir que que ese tal Nicolás es parte de mi maldición también.

- Tal vez si no me hubieras interrumpido, lo hubieras sabido y tus dudas no serían más de las que ya son.

Por una vez en mi vida, la estúpida estrella tenía razón. Estaba tan enojada, que jure por todos los vientos que se avecinaba una tormenta. Lo cual estaba pasando. El sol que estaba en unos momentos sin nubes con el brillo en lo alto con las gaviotas a nuestro alrededor, se apoderaba de una inmensas nubes llamándome una y otra vez.

Diciendo mi nombre con dulzura y agresividad que nunca había escuchando antes. Entonces me levante hacia el mástil y visualice el cielo convertido en un torbellino de nubes y rayos que se dirigía hacia nosotros.

- Zazil Ha debes calmarte y bajar hacia la red - me dijo levantándose y haciendo que mirará a sus ojos azules de mar.

- ¡QUE! ¡NO PIENSO BAJAR DE AQUÍ Y TU TAMPOCO DEBERÍAS! - le grité con miedo.

- ¡ENTONCES DEBERÍAS CALMARTE Y TRANQUILIZARTE POR UN MOMENTO! - me respondió gritando para que pudiera escucharlo mejor.

- ¡ESO NO SERVIRÁ DE NADA! - dije mientras otro rayo se presenciaba en la zona

- ¡CLARO QUE SI, TÚ CAUSATE TODO ESTO! - y las nubes estaban en el perla cuando grito con desesperación.

- ¡NO ES CIERTO! ¡YO NO PUEDO CONTROLAR EL CLIMA! - y la lluvia se vino hacia nosotros, las mareas fueron más fuertes por una vez quise mirar hacia abajo pero

- ¡POR SUPUESTO QUE SI, SIEMPRE LO HACES, PERO NO TE DAS CUENTA! TE PROMETO QUE TE DIRÉ TODO LO QUE SEA EN SU MOMENTO PERO DEBES CALMARTE - dijo agarrándose del nido sin soltarse, lo cual yo también estaba a punto de hacer cuando me moví sin control y no pude sostenerme haciendo que me tropezara y me agarrará del mástil.

- ¡ESO NO VA A ARREGLAR NADA!

- ¡TE PROMETO QUE SI! ¿CONFÍAS EN MI?

Era rídiculo lo que iba a decir, lo que estaba empezando a creer que pudiera hacer, pero no me quedaba otra opción, ellos conocían más que yo, eso me enfadaba mucho, pero debía confiar en él, la tormenta estaba cada vez más fuerte cada vez y no sabía si Sparrow y Barbossa pudieran controlar todo esto.

- ¡DE ACUERDO! ¡PERO DEBES PROMETERME QUE AL MENOS ME DIRÁS UNA COSA!

- ¡SI ZAZI LO QUE SEA!

- ¿YO TAMBIÉN TENGO UN POEMA?

Y con sufrimiento y sorpresa me respondió John...

- SI ZAZIL TU TAMBIÉN TIENES TU PROPIO POEMA.

Cuando cerré los ojos y respire con tranquilidad, cada vez, ya no sentía la lluvia sobre mi, mi respiración fue cada vez más lenta y serena. Tanto que no sentí cuando mi cuerpo se volvió menos tenso llevándome al mundo de los sueños.

-------------------------------------------------------------------------

VACACIONES. NUEVO CAP.
SOLO DE ZAZIL Y JOHN. ¿NO SON LINDOS? (grillos)

Vale, de acuerdo. Espero que les este gustando y esperen otra parte de esta gran historia.

Gracias por leerlo y tenerme paciencia.

Capitulo 13 Parte 3 Aquí

miércoles, 15 de junio de 2016

Capitulo 7. Los especiales.

La obra es cien por ciento original por Teresa Briseño.

Capítulo anterior  Aquí

Disfrútalo con una música distinta a la que escuchas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Directora Estrella

Me senté en mi silla, junto a mi escritorio hecho de madera artificial. Ya nadie en la Tierra podía utilizar algún material de los recursos, los lápices eran ilegales, y solo podías usar los que se permiten durante un tiempo.

Eran demasiado difíciles conseguir ya todo lo que era, pues los recursos los necesitábamos más para respirar que un par de muebles. Al menos la humanidad entendió eso, antes de talar los demás arboles, son ahora un refugio de animales, nadie puede entrar ahí. Ningún alma humana.

Sentía una fuerza más allá de mis sentidos durante estas horas. Pues ahora ya no confiaba más en esa persona por el nombre traído de aquella lista. Algo salía mal. Puedo sentirlo. Tengo que tener pruebas necesarias para creer lo que siento. Mi aura me lo dice, pero las personas son difíciles de convencer si no tienes algo en contra de ellos y lo pruebe.

La puerta sonó y mi asistente Hole llegaba. Era la única persona que podía encargarse de estas dudas en mi mente.

- ¿Sucede algo mi señora?

- Si Hole, necesito que espíes a uno de mis profesores, se que no es digno de ti ni de mi dudar de ninguno de ellos, pero dada las circunstancias, creo que es lo mejor...

- ¿A quién quiere que investigue mi señora? - dijo sin ninguna duda.

- A la Doctora Fugaz, al parecer a escogido a una alumna que no debía ser tratada. Lo único que sé es una especie de aura no buena para este momento, cuando estoy con ella mi poder de malas energías se pone confuso, ya que ella es una luz, veo algo gris, algo que nunca había sentido y visto durante mis días y mis trabajos para la guerra.

- Lo haré si siente algo así mi señora, sabe que siempre puede confiar en mi.
- Lo sé y eso es lo más duro de todo.

Se fue si despedirse como es habitual entre nosotros, pues era éramos diferentes, además yo tome una decisión, una en la cual me arrepentí toda mi vida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Amanda

Estaba un poco nerviosa por el cambio de clase. Nunca quise que este día llegará. Nunca sé lo que pasara en momentos cuando estoy en unos momentos cercanos a mi vida, solo cuando son demasiado lejanos.

Tal vez luego serán tan rápidos que no podre verlos venir. Me daría clases más sofisticadas, realmente solo remplazaban las clases de entrenamiento, las demás podría tenerlas con los demás alumnos, pero todo niño de mi edad entendería eso de otra forma. Porque no todos son tan buenos como algún otro.

Cuando entras a estas clases eres de una manera distinta. No solo yo era diferente desde el inicio, ahora lo sería más. Ahora, en un pedazo de mi mente, me dice que tal vez, yo tenía que ser de esta manera. Por eso muchos no querían aceptarme, era de un mal pensamiento desde el inicio. 

Debí quedarme sin amigos desde un inicio. Así no afectaría a esas personas a mi alrededor. Aunque fuera solo uno

- ¿Por qué demoras tanto en entrar Amanda? La clase va a empezar - dijo la Doctora Fugaz abriendo la puerta como la primera vez que me inyecto.

- Lo siento, estaba pensando en mi condición.

- No te preocupes Amanda, todo estará bien. He ayudado a cada uno de mis alumnos y la mayoría han salido como las luces más fuerte después de este tratamiento...

- ¿Y los demás? - dije con un poco de tristeza , ya sabía lo que les sucedía.

Morian. Muchos decían que era de una manera lenta y dolorosa, pues aun podían gritar en esos momentos.

- Eso no te sucederá a ti Amanda es hora de tu nuevo aprendizaje con tus compañeros.
Entramos al gran salón por lo menos en el había unos nueve niños más que yo. Los chicos se separaban en pequeños grupos para que la doctora pudiera trabajar mejor. El salon tenia en la paren espejos, como si tuviéramos que bailar ballet, solo que no tenían esas cosas para sostenerse. 

Lo sabía por la primera película que vimos Jenny y yo, cuando todavía éramos amigas y no estaba preocupada por lo que dirán los demás, desde que paso un año de nuestros estudios en lo que nos dedicaríamos toda nuestra vida, se ha distanciado. No me afecto que tuviera nuevos amigos, pero me dejaba de llamar y cuando iba a salir, ni siquiera tocaba mi puerta. 

Era duro aceptar que nuestra amistad no duro lo que yo quisiera. Conocía cada uno de sus miedos, de sus deseos. Sabia sobre los sentimientos que tenia con nuestro amigo, a todos se los contaba, pero no los decía, ella lo suponía que yo también los tenia con él. Pues nuestras miradas nos decían todo y juramos que aquella que tuviera su corazón, se alegraría la una de la otra.

Recuerdo ese día, estábamos en una pijamada, solo nosotras dos, contándonos cada uno nuestros más profundos secretos. Era demasiado fácil para ella decirme cada uno de ellos, no sé por qué razón, pero cada vez que hablaba incluso decía demás. Estábamos en su cuarto. De color rosa, una especie de rosa, de la cual no apreciaba tanto. Ese día fue fantástico para nosotras dos.

Lástima que cada cosa buena para mi, siempre debe terminar.

-¿Estas con nosotros Amanda? - decía la doctora Fugaz.

- ¿Perdón?

- Sé que es difícil de tratar pero necesito que te sientes, es hora de meditar y sentir todas nuestras energías fluir entre cada uno de nuestros cuerpos.

- Pero eso no funciona, lo he hecho durante días y...

- Si Amanda - dijo interrumpiendome y sentándose en la cobija como muchos de mis compañeros lo hacían cada uno en su tapete, mis nuevos compañeros -, pero esa meditación no funciona, les enseñare a cada uno su problema y les ayudare, pues cada uno no da esa energía por una parte del cuerpo, así que Amanda siéntate y en un momento voy contigo, estaré con los demás a su tiempo, mientras respiren lento y suave.

Así fue. Se acerco a una chica de cabellos rubios, no parecía que ella tuviera ningún problema pero sus ojos eran distintos cuando la mire, eran cafés, eso me hizo pensar que no porque tuviera una ráfaga de luz no fuera una especial como yo.

Este era mi nuevo mundo y tenía que mantenerlo, adaptarme y saber que al menos hoy, puedo mejorar una parte de mi futuro.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fugaz / Nova

Le enseñé a cada uno la Técnica de Energía Lunar. Este movimiento con cada uno de las partes hacia que la energía que se quedaba estancada, pudiera salir a la luz y así comenzar a ser parte de ellos.

También se hacia un poco de artes marciales para defenderse pero se practicaba de una manera pacífica, no solo ayudaba a que su energía fluyera, también a atacar al enemigo.
Una de esas técnicas era el Geri Waza, que son varios tipos de ataque de pierna, cada una les ayudaba a algunos, para mi Reina de la Oscuridad, cada una de estas podía hacer maravillas.

- Muy bien chicos, esa meditación la haremos cada día durante un tiempo de diez minutos, no lo hagan rápido y si lo quieren practicar mejor lo harán solo dos veces al día más. Practicaremos lo que resta de la clase.

"Así que levantan la rodilla de su pierna hasta su abdomen - dije y todos me siguieron -, ese pie tiene que tener los dedos hacia arriba, el otro lo soporta ligeramente y se apoya hacia afuera. 

"Muy bien - les dije después de un momento de silencio -, ahora lancen la pierna por fuerza hacia adelante con la bola del pie, y traten de no inclinar el cuerpo - dije mientras unos se inclinaban sin intención alguna, ya la práctica lo harán mejor. 

"Recobren la pierna en la posición anterior y practíquenlo todo los días. Mañana iniciamos una clase como debería ser, por ahora pueden salir.

Muchos lo hicieron, cada uno recogió su tapete, lo puso en la esquina y se fueron, menos una.

- ¿Por qué hay ventanas en las paredes doctora? - dijo mi dulce princesa - En ningún otra clase hay algo parecido, ni siquiera en la de Defensa Estelar.

- ¿Sabes qué don tengo Amanda? - le dije y ella respondió que no, me dirigí a una de las tantas ventanas dandole la espalda y hablarle fuerte y claro -, puedo ver a través de las personas lo que son, como es su lado interno. Necesito de estos espejos para poder verte. 
- ¿Y que es lo que ve?

- Una gran energía hay dentro de ti.

Y uno en el la cual podrás toda maldad en cada rincón de este oscuro mundo, me dije por mis adentros.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Axel 

La estaba esperando en la entrada. No quería que nadie más me viera esperar en esa puerta, pero necesitaba verla, no sé por qué. Tal vez era parte de su poder sobre mi. Como me odio por ser tan débil.

Le di una buena excusa a mi hermano para que no viniera, pues era su día especial con Jenny. La llevaría a un restaurante y hablarían de cosas. De las cuales ya sabrán, o solo rellenarán, pues ella conoce cada detalle de él o al menos eso quiere creer, así que toda la cena se hablará de esa chica rubia.

Salió de la clase sin darse cuenta de mi por un instante, después me miro con esa delicada cara de inocente, una completa dulzura de chica. Llevaba una nueva prenda, era blanca con rayas doradas en las esquinas, representando a los chicos especiales. Lucia hermosa, destacaba su piel,....

¿Qué rayos estoy diciendo?

- Hola Axel, no te esperaba aquí, - respondió confundida por la escena.

- Yo tampoco - confesé - pero mi hermano me dijo que te esperará hoy, no quería que te sintieras sola al parecer.

- Es muy dulce de tu parte acompañarme hasta aquí. ¿Me podrías acompañar al jardín por un rato para descansar estoy agotada.

- Claro.

Así caminamos en completo silencio, pues debo confesar que no fue tan malo después de todo esperarla en ese lugar, además quería ver como lo llevaba sus sentimientos por lo sucedido hace días.

Cuando llegamos a ese jardín lleno de oxígeno y plantas verdes que nunca cambiaban de color, nos sentamos y le pregunte eso directamente. Pues cuando estoy con ella siempre quiero decirle todo lo que tengo en mi cabeza.

- ¿Qué te parece la relación de Jenny y Josh ahora?

- Me sorprende la pregunta, pero no tanto. - dijo por si misma y me miro - No puedo mentirte, porque creo que ya sabes lo que siento por tu hermano. La verdad un poco decepcionada.

- ¿Por qué no eres tú?

- No. Yo siempre supe que Josh era un chico inalcanzable, pero no por eso dejo de gustarme. Me siento decepcionada porque piensa que podrá gustarle. Él no piensa en si mismo, solo quiere que estemos juntos los cuatro, no importa como pero si eso significa salir con alguien que no te gusta, ni quisiera quiero juzgarlo, pero así es. No se da cuenta que hace tan solo un año o más, dejamos de ser esos chicos, dejamos de ser amigos. 

- Eso podrá ser verdad Amanda, pero tendrás que ver que él es un necio, Josh estará ahora con Jenny más tiempo del que tú quisiera y yo ya no tendré a un hermano, tal vez deberíamos confiar el uno y el otro...

- Lo dudo...

- ¿Por qué?

- Sé que tú no eres de confianza. No sé por qué, no puedo creer en tus palabras. - dijo pero luego se retracto - No me hagas caso, tal vez sea una mentira, una falsa alarma,  ya que mis poderes no florecen tanto como los otros.

Una lágrima caía en su rostro, luego fueron más y como no sabia si podía abrazarla junto a mi pecho, ella lo hizo, no con mucha confianza pues se fue cayendo en mi hombro. Después la abrace y estuvimos por un rato de esa manera.

Me encantaría decir que no me gusto ese momento con ella, pero no puedo hacerlo. Me encanto estar de esa forma, ella en mi hombro y yo sosteniendola, como si pudiera pertenecerme aunque fuera en ese instante.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Esta historia también puedes leerla en mi Wattpad, tiene el mismo nombre "Luces y Oscuridad" con mi user de TessaBrise

Gracias por leer y nos vemos a la próxima. 

Capítulo 8. Solo para ti. Aquí

Buenas lecturas les deseo. :)

Capitulo 13 Parte 1

Los personajes son propiedad de Disney

Parte anterior Aquí

Disfrútalo con la brisa del viento :)
--------------------------------------------------


Zazil Ha

No se como ir tras él. Ver a la madre de John me dejo impactada, al menos sé de donde pudiera comunicarse con Hime, pero no tendría sentido. Porque Hime siempre ha estado conmigo en esos momentos en el mar. A ella le cuesta trabajo asegurarse de ir hacia el aire. Acaso, ¿Me abra mentido?

Necesito apoyar a John en estos momentos, sería muy duro que pudiera hablarme. Tal vez ni siquiera me hable, pero tiene que saber que alguien esta con él. Debe ser duro ver a su madre después de tanto tiempo. A mi me impresionaría si de repente Calypso, apareciera por estos rumbos, aunque primero lloraría y la abrazaría.

No se veía por ningún lado. Yo si fuera John estaría en el lugar más alejado de todo el barco. En la parte más alta.

Con mis pantalones que parecía falda me fui subiendo poco a poco al asta que por mera casualidad había subido en la noche anterior. Con la gran red que estaba postrada en el asta subí poco a poco hasta llegar hasta la punta. En eso se percato John de mi presencia, ayudándome a apoyarme sobre el nido.

Por unos instantes tomo mis manos y las soltó, haciéndome sentir un poco decepcionada, ya que yo quería que me soltará tan inesperadamente. Aunque, que podía esperar, ha tenido un enfrentamiento de la cual dudo quiera hablarme, pero tengo tantas dudas.

John se sentó cerca del asta donde estaba la bandera sin decirme nada desde que llegué. No esperaba una gran bienvenida pero, al menos un no me molestes o vete, lo hubiera preferido que quedarme parada como si nada.

Al verlo noto que estaba en una posición donde sus rodillas tocan casi su cara, mientras él se queda mirando al vacío. Nunca lo había visto de esa manera, me da un poco de pena.  Si mi chica de 10 años viera esto, no lo creería, no lo que siento por John, se ve como un niño pequeño perdido en el mar. Tal vez siempre ha sido así solo que no me había dado cuenta antes.

Me acercó a él en silencio y simplemente me quedo a su lado. De verdad quisiera apoyarlo pero no se como empezar, la verdad, pudiera decir que se lo que se siente cuando tu madre te miente, aunque no estoy segura que le haya mentido... ¡Ay no se que hacer!

- No era necesario que me buscarás Zazil Ha. Estoy bien, no hay nada de que preocuparse.

-Yo solo quería saber donde estabas, era todo - le respondí sin mirarlo, no solo quería saber donde estaba, me moría de curiosidad saber más de él. Ahora que había visto a su madre y que era una sirena, solo una pregunta rondaba en mi cabeza.

- Estoy seguro que no solo era eso Zazil...

-Se que no debería preguntar, pero si no deseas hablar lo entiendo. Es solo que...

-No puedes evitarlo, lo sé, te conozco...

-Lo siento de verdad, no debí buscarte, seguro querías estar solo así que mejor...

Cuando intente pararme y salir de esa incomodidad con un gran temor al bajar por la gran red para atormentarme con las voces del mar y la tierra. Una mano me sostuvo para evitar irme. Su delicada, su dulce mano estaba sobre la mía, no me miraba, pero con ese simple gesto olvide las voces del agua y los minerales, para estar un momento con John.

- Yo no tengo recuerdo de haber nacido en el mar, siempre ha sido la tierra y los grandes árboles y palmeras a mi alrededor, simplemente un puerto era mi hogar, el mar era algo alejado, un sueño imposible en ese entonces...

-----------------------------------------------------------------------

FLASHBACK

Hace Algunos Años Antes...

John B. Read. 

La vida era solo eso, un escalón bajo el mar. Era el lugar que me llamaba la atención de este pueblo perdido, fantaseado por un dios sin ningún mando sobre el lugar. 

El pueblo no era nada, solo la luz que lo transportaba era el mar, con sus peces, de los cuales no podía ver, de su táctica agua que se me prohibía tocar...

-¡John! ¡ALEJATE DEL MAR AHORA MISMO! - grito una dulce voz de mujer, la cual su apariencia era hermosa como una sirena. 

- Lo siento mamá, es que quisiera hacer algo en este pueblo, me he cansado mucho de solo estar en el mercado y vender cosas. Tan solo deseaba hacer otra cosa. 

- Mi querido hijo - dijo su madre arrodillándose para estar a la altura de su hijo -, yo sé que es demasiado la tentación de realizar otras cosas pero necesitamos estar también en el puesto para que no nos roben nada, ven es hora de cerrar, e ir a la casa. 

- ¿Estará él? - dije con ira mirándola. 

- Si John, debes entender que es tu padre, él te ha dado mucho. Y también te quiere...

- Sabes que no, a veces pienso que él simplemente no me soporta, siento que no me quiere como tú lo dices...

- Claro que si lo hace John, es solo que esta cansado de tanto trabajar, y simplemente es deseo de dormir y no hablar con nadie más es normal. 

- Sigo sin creerlo mamá. 

Con un gran suspiro, Syrenia me llevó al mercado, cerrando la tienda y acercándose a una pequeña choza que llamaba hogar. La cual, no lo era, no consideraba un hogar cuando mi padre se acercaba a mi, cuando me gritaba y me pegaba sin razón alguna, ¿quien lo llamaría así?

Los chicos como yo deberían ser amados, como los demás, como los padres que llevaban a sus hijos al puerto, esas sonrisas, yo no las tenía. 

Solo una simple mano, no para una compasión o cariño, una mano por la espalda, simplemente por estar ahí, por el simple hecho de nacer. 

---------------------------------------------

Un poco de la historia de John, ¿no les fascina?
Es junio y con ello las vacaciones casi llegan

¿Extrañaron a Zazil y John?

Espero que les guste esta primera parte. Y espero escribir antes la segunda.

Buenas lecturas les deseo.

Capitulo 13 Parte 2 Aquí